¡PRESTA EL LAPIZ!

A todos nosotros más de alguna vez nos debe haber llegado el momento, ese instante fugaz en la vida de todo ser humano que se escucha la frase, amigo,  amiga o amigue “Me presta el lápiz”.

Ese presta el lápiz, lleva aparejado el olvido inmediato de quien lo solicita, como si en el instante preciso de generar la transferencia, al generar contacto con la mano, las neuronas del olvido entran en acción y de aquella noble herramienta de trabajo nunca más nadie supo.

Una cantidad ilimitada casi de modelos, marcas y colores existen en el mercado, accesible para todos los bolsillos, más nada los libra de la misma fortuna de todos. El olvido en manos de algún sujeto, que seguramente en el transcurso del día dirá, “Bah, y este lápiz de quien será”. Ni siquiera son agradecidos. De hecho, yo desconfiaría automáticamente de un tipo que no tiene lápiz propio, porque esos son los peores, los que nunca seguro han comprado uno. Pa´mi que los trafican…

Creo que debe existir un cementerio oculto de lápices prestados, porque está claro, el gil que pidió el lápiz, no va a tener cuidado con lo que no le costó nada, como suele suceder con todas las cosas, menos algo de una alta cantidad de veces de poco valor. Al menos pal gil que lo pide prestado.

Sin duda, el más conocido y emblema de esto es el lápiz BIC. Dicen que se podría comenzar a escribir en el prekinder con uno y usarlo hasta terminar la universidad, más como siempre hay un gil que pide el lápiz prestado, nunca se va a poder comprobar si es real el comentario. Quien no ha tenido un lápiz BIC en su poder o no sabe qué es?, es un lápiz al alcance de todos los bolsillos. Es un “lápiz popular”, ojo ahí Alcalde Jadue!. Ponga en marcha la “Librería Popular”.

Por otro lado, están los lápices con valor sentimental. Seguro a muchos nos han regalado alguno. Y esos son los que más duele perder. Y esos tienen prestigio, BIC a la fecha no tengo idea cuantos he perdido, pero de los otros son 2. Y me dolieron perderlos, y lo peor es que no recuerdo si los preste o los perdí de pajarón que también es una alternativa.

Escribo esto, no como una oda al lápiz, o porque me guste el lápiz como más de algún mente de alcantarilla estará pensando a esta altura. Sino porque justamente necesitaba redactar una columna con estilo stand up comedy, y no encontraba un solo lápiz. Seguro alguien ayer me dijo “Socio, me presta el lápiz”, y aquí vamos nuevamente. Rocho!, a cuánto el BIC?

-Gonza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s